sábado, 27 de febrero de 2010

Cuentame cuentos de marineros (Puntos suspensivos nº 13)

De los abordajes de antaño, breves pero intensas batallas con el mar como testigo mudo y abierta tumba, donde el valor podía ser acorralado, donde no existía la suerte, donde solo tenía cabida una muerte alejada de la mano de Dios o vanagloriarse de la posesión de un mísero punto de madera en medio del océano. Que los cañones revienten el casco que astille la carne de mis enemigos. Que las balas atraviesen sus cuerpos roñosos. Que las espadas laman ávidas sus restos.

Y que intenten hacer lo mismo conmigo.

2 comentarios:

NoNo Liddell dijo...

Amo tus puntos suspensivos!
Donde te metes?
te echoo de menos! :(

Euria dijo...

Escribes muy, muy bien....hace mucho que debí seguirte. Un abrazo o dos.