lunes, 29 de junio de 2009

Ni el café más fuerte...(Puntos suspensivos nº 10)

Tienes una sonrisa preciosa, cuantas noches me ha costado percatarme, la quiero para mi ahora, en este momento. Me la niegas, pero me recuerdas que antaño fui su escultor. Rememoras mi persona como si de cenizas se tratasen, estoy aquí. Juegas a la rayuela con la línea que separa el amor de la amistad, evitas mirarme, pues sientes el beso que piden a gritos mis ojos. Mi conciencia esta tranquila pero ansiosa.

¿Sabes cuantas margaritas he desojado por tu culpa? Me alaga que te sonrojes, señal injusta pero definitiva para retirarme.

Has conseguido que vaya de ahora en adelante con la recámara cargada, vuelvete a cruzar en el punto de mira, te reto.

4 comentarios:

Robe dijo...

Me da a mí que yo sé de donde viene esto xD.

Hablaremos Pablete, hablaremos.

Alury dijo...

Me acabas de inspirar una gran idea...

Un saludo!!!

Alury dijo...

Cuando le procese y la postee, ¡te lo haré saber! ;)

Sofía dijo...

El problema empieza cuando para uno ha terminado todo y para el otro no.

Suerte!!!