sábado, 18 de octubre de 2008

Puntos suspensivos nº 1

¿Que toca hoy? ¡Ah sí! lo olvidaba, lo de siempre, en el mismo sitio, bajo la misma puta cúpula que alterna la noche y el día. Ya sabes, acercarte a las hogueras que pillas por el camino, arrimando las manos pero siempre cuidando de no quemarte, hasta que ya no quedan ni las brasas.

Toca, como todos los días, esperar. Esperar a que acabe la jornada de trabajo, esperar a que llegue el fin de semana, esperar a que toquen las vacaciones, esperar a que te den la jubilación,…esperar un beso, esperar en una cola, esperar una llamada, esperar el próximo golpe, esperar a la suerte, y en definitiva esperar “ese día”. Y esa es la forma de funcionar de las personas, somos más felices cuando aguardamos un suceso que consideramos feliz, que en el transcurso mismo del suceso, y si el suceso no es definitivo, sino probable, la felicidad es doble. Curiosamente humillante, sobre todo si además lo combinamos con nuestra naturaleza insaciable.

Nos consideramos seres insatisfechos, y el que mejor comprende este hecho, se siente todavía más insatisfecho.

¿Te conformas con ser humano?
¿O eres humanamente conforme?

Hace una bonita noche, espero que no se acabe.

3 comentarios:

Naxyr dijo...

me encanta esta entrada, tio!

.vєяi. dijo...

& si ya no esperas?
aixx Qe abandonada me tenias eh! snif snif =(

Pd. pero realmente somos?

Amelie dijo...

Tú te pasas la vida esperando y yo me paso la vida corriendo ... Supongo que son etapas.

El ser humano es inconformista, pero a medida que vas cumpliendo años y vas pasando por experiencias, algunas de ellas tremendas, traumáticas, pues te vas volviendo más conformista. Te puedes llegar a conformar con estar vivo, estar bien, y que los tuyos también lo estén. Con tener trabajo, un techo, y alguien que te abrace por las noches. O no.

Te recomiendo una entrada del blog Alcanzar las estrellas http://libra-inspiracion.blogspot.com/2008/11/disfrutando-de-la-vida.html

Besos.